temas

trasfondo

Las personas huyendo son sistemáticamente privadas de sus derechos y criminalizadas en las fronteras de la UE. A lo largo de la ruta balcánica, la violencia, los disparos y los push-backs constituyen una normalidad triste. Las personas viven en condiciones miserables en campamentos, en las calles o en campamentos improvisados y autoorganizados y son víctimas de la violencia policial en las fronteras. Al mismo tiempo, los movimientos de solidaridas locales están evitados. En lugar de ofrecer perspectivas reales, el gobierno alemán permanece en silencio con el pretexto de esperar una “solución europea” e ignora la emergencia humanitaria de la gente huyenda. Al igual que en el Mediterráneo, la UE acepta las consecuencias mortales de su política de “Fortaleza Europa” en las fronteras terrestres. Los países de tránsito no solo se quedan solos para cuidar a los refugiadxs que llegan, sino que también se los alienta como porteros de la UE realizando push-backs. La respuesta europea a los movimientos de refugiadxs consiste en la expansion rápida y desproporcionada de la agencia de protección de fronteras de la UE y la militarización de las fronteras exteriores.
 

¡Esta política de “Fortaleza Europa” es inhumana y contradice la ley aplicable!

Jetzt für den Newsletter
anmelden

Melde dich mit deiner E-Mail-Adresse an, um dich auf dem Laufenden zu halten!